En Maipú, junto a apoderados/as reflexionamos sobre la pornografía y redes sociales